Las embarazadas también pueden disfrutar del jamón serrano

Jamón de más de 24 meses para embarazadas

Las embarazadas también pueden disfrutar del jamón serrano

El embarazo se lleva mejor con jamón del bueno, y sin ningún riesgo.

Cuando una mujer se encuentra embarazada, es habitual que elimine muchos aspectos de su dieta que pueden ser perjudiciales para el feto. Hasta ahora, uno de los productos que más era recomendado eliminar de la dieta por parte de muchos especialistas, era el jamón serrano, lo que causaba un gran estupor, sobre todo a las aficionadas de este sabroso alimento.

Estudios recientes han confirmado que si el jamón serrano cuenta con la curación apropiada, más de 24 meses, pueden consumirlo sin ningún tipo de problema durante este periodo de gestación, eliminando los posibles problemas que podía causar el temido parásito texoplasma gondii. En nuestra tienda puedes encontrar nuestro mejor jamón serrano “Excellence” con más de 24 meses de curación. Y no renuncies al sabor de un buen jamón y además a la salud.

El jamón serrano y su curación apropiada

Antes, para poder sortear el problema de este parásito del jamón serrano, se utilizaban pequeños trucos consensuados por los médicos mediante los cuales se estipulaba que si el jamón se congelaba, se podía consumir una vez descongelado si no habían pasado más de 24 horas después de esa congelación. De esta forma se mataba al parásito y el jamón dejaba de ser peligroso. Pese a que evidentemente el jamón no contaba con el mismo sabor, era una pequeña trampa que permitía el poder disfrutar de nuevo del mismo, pese a sacrificar algo de sabor.

Estudios recientes efectuados por el Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico, han determinado que si el jamón serrano durante su proceso de curación se trata con sal marina en periodos de curación superiores a 24 meses, es seguro comer jamón. De esta forma, cuanto más largo es el proceso de curación del jamón, más seguro es poder comer el mismo de cara a eliminar dicho parásito.

En base a esto, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha confirmado el estudio, alegando de que sí que es posible consumir jamón serrano durante el embarazo pero que se tenga mucho cuidado de cara a conocer tanto el proceso como el tiempo de curación para no llevarse sorpresas desagradables.

A pesar de todos estos estudios, hay que recordar que no todas las embarazadas son sensibles a la toxoplasmosis pero ahora, gracias a estos adelantos, es más fácil poder disfrutar del jamón serrano sin miedo. Una buena noticia para las embarazadas que podrán disfrutar de un alimento que además de sabroso, cuenta con grandes propiedades de hierro, magnesio, zinc y diferentes tipos de vitaminas entre otros, además de mejorar todos los niveles del colesterol malo.

Compartir esta publicacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *